Conversación telefónica

El precio parecía razonable, la ubicación
indiferente. La propietaria juró permanecer
fuera de las habitaciones. Nada faltaba
excepto la confesión. “Señora”, la previne,
“Odiaría hacer por nada un viaje tan largo—soy africano.”
Silencio. Transmisión interrumpida por
crianza a prueba de presión. La voz, cuando llegó,
envuelta en labial, enrollada en oro, la larga
pipa que sostenía el cigarro, sonó. Me había atrapado.

“¿QUÉ TAN NEGRO?”…No había escuchado mal… “¿eres claro
o muy oscuro?” Botón B. Botón A. Hedor
de aliento rancio en el escondite público.
Cabina roja. Buzón rojo. Sofocante alquitrán
del ómnibus doble. ¡Era real! Turbada
por la descortesía de mi silencio, la rendición
depuso el enmudecimiento de pedir explicación.
Fue considerada, al variar el énfasis—

“¿ERES OSCURO? ¿o muy claro? La declaración llegó.
“¿Quiere decir —como normal o leche con chocolate?”
Su asentir fue clínico, trastornado por su ligera
impersonalidad. Rápidamente, ajustado a la longitud de onda
escogí: “Sepia del Oeste de África” —y como segunda observación:
“Está en mi pasaporte”. Silencio para espectroscópico
vuelo de fantasía, hasta que la verdad resonó en su acento
rígido en la boquilla. “¿QUÉ ES ESO?”, admitió,
“NO SÉ QUÉ ES ESO.” “Es como moreno.”

“ESO ES NEGRO, ¿no es así?” “No del todo.
Del rostro soy moreno, pero, señora, debería ver
el resto de mí; la palma de mi mano, las plantas de mis pies
son de un rubio peróxido. La fricción causada
por el sentarse ha vuelto, de tal manera, señora,
mi trasero negro cuervo. ¡Un momento, señora!” —sintiendo
el recibidor alzarse sobre el interruptor
junto a mis oídos— “Señora”, supliqué, “¿no le gustaría
ver por usted misma?”

Telephone Conversation

The price seemed reasonable, location
Indifferent. The landlady swore she lived
Off premises. Nothing remained
But self-confession. “Madam,” I warned,
“I hate a wasted journey—I am African.”
Silence. Silenced transmission of
Pressurized good-breeding. Voice, when it came,
Lipstick coated, long gold-rolled
Cigarette-holder pipped. Caught I was, foully.

“HOW DARK?” . . . I had not misheard . . . “ARE YOU LIGHT
OR VERY DARK?” Button B. Button A. Stench
Of rancid breath of public hide-and-speak.
Red booth. Red pillar-box. Red double-tiered
Omnibus squelching tar. It was real! Shamed
By ill-mannered silence, surrender
Pushed dumbfoundment to beg simplification.
Considerate she was, varying the emphasis—

“ARE YOU DARK? OR VERY LIGHT?” Revelation came.
“You mean—like plain or milk chocolate?”
Her assent was clinical, crushing in its light
Impersonality. Rapidly, wavelength adjusted,
I chose. “West African sepia”—and as an afterthought,
“Down in my passport.” Silence for spectroscopic
Flight of fancy, till truthfulness clanged her accent
Hard on the mouthpiece. “WHAT’S THAT?” conceding,
“DON’T KNOW WHAT THAT IS.” “Like brunette.”

“THAT’S DARK, ISN’T IT?” “Not altogether.
Facially, I am brunette, but madam, you should see
The rest of me. Palm of my hand, soles of my feet
Are a peroxide blonde. Friction, caused—
Foolishly, madam—by sitting down, has turned
My bottom raven black—One moment madam!”—sensing
Her receiver rearing on the thunderclap
About my ears—“Madam,” I pleaded, “wouldn’t you rather
See for yourself?”

El suceso narrado en “Telphone Conversation” debió ocurrir en la segunda mitad de la década de 1950, en la que un joven veinteañero (Soyinka) buscaba un hogar temporal en Londres, lugar donde cursaría sus estudios en literatura inglesa. Los padres siempre promovieron para él una educación, además de católica, de estilo europeo. Así, Soyinka, termina sus estudios preparatorios en Nigeria y también acude a la Universidad de Ibadan, región fronteriza con Abeokuta, en 1954, para después viajar a Inglaterra y, en la University of Leeds, continuar sus estudios literarios. Ahí mismo cursa su doctorado hasta 1973. Antes, en 1960, regresa a África para estudiar dramaturgia africana. Sus obras combinan el activismo político y los temas universales con las tradiciones yorubas. No estoy muy segura, pero al parecer “Telephone Conversation” aparece en la antología que recoge varios de sus poemas: Idanre, and Other Poems (1967).

Algunas publicaciones han tomado este poema como una obra importante que se inserta en la corriente literaria de la negritud ─término sobre todo relevante para el mundo francófono─, cuyo principal objetivo era la exaltación de los valores culturales de todos los pueblos negros. Wole Soyinka trató de despegarse de ese término por considerarlo simplista (“El tigre no declara su tigritud. Salta sobre su presa y la devora”). Aunque Soyinka no se adhiera a dicho movimiento, gran parte de su obra está encaminada al rescate y revaloración de tradiciones yorubas, no sólo a través de la poesía sino a través de la dramaturgia. Esto lo menciono porque en el número 107/ 2008 de la Revista de la Biblioteca de México que antologa una serie de poemas y ensayos bajo el título “Ambos mundos, el mismo. Poesía y prosa de la negritud”, se incluye una traducción al español de “Telephone Conversation”, la cual fue recogida de una fuente de internet que, en mi propia lectura, carece de trabajo porque no opta por una reelaboración y sólo decide omitir (borrar) las estrofas que implican un grado de oscuridad para el lector.

Al escoger este poema seguí dos propósitos a los que traté de apegarme durante el proceso. El primero fue decantarme por un poema que implicara una serie de verdaderos retos tanto lingüísticos como contextuales y de sentido; el inglés, como lengua de contacto, posee un grado de reconocimiento, por el cual muchos lectores pueden prescindir de una traducción. En ese momento supe que “Telephone conversation” presentaba dos grandes potencialidades. El segundo propósito para la traducción fue ponerlo claro, como un mapa, en el que cada palabra pudiera llevar a un lugar de investigación del mundo real, así como del mundo de la lengua inglesa, sus sonidos, el lenguaje poético y, finalmente, de regreso a la versión original. Para mí, en líneas generales, el poema es conciso al ofrecernos un relato perteneciente a la biografía del autor, un momento contradictorio de revelación y de sufrimiento, pero al mismo tiempo de dignidad.

La interlocutora realiza una serie de preguntas hirientes tras las que el hombre se defiende como puede dentro de los límites de sus buenos modales. La sátira trasciende el asunto del racismo para replantear el problema de las malas estimaciones, de juzgar sin antes ver; el ver por “uno mismo”. Este poema es una expresión del desagrado de tener que hablar, “confesar”, demostrar o dar explicaciones de por qué deberían darte oportunidad; creo en la necesidad de obviar la dignidad y la valía. En términos formales hay tres características que rescato: 1) La existencia de tres voces en un diálogo entre dos personas y dos registros; 2) Un rico movimiento narrativo y diegético; 3) La creación de un ambiente que fluctúa entre la sátira y lo trágico.

Una de las partes que más disfrute fue la investigación de toda la terminología empleada en la descripción de algunas partes del teléfono, y sobre todo las que conformaban los teléfonos que se empleaban en la década de 1950. La persona que deseaba realizar una llamada en esa época sabía qué significaban los dos botones con los que contaba el aparato telefónico, marcados por las letras A y B respectivamente. Recordemos que en la segunda estrofa, a partir del segundo verso, el hombre del poema piensa “Button B. Button A. Stench/ of rancid breath of public hide-and-speak”, alusión directa al lugar donde se encontraba.  El botón A se oprimía una vez que se había insertado la moneda y el usuario del teléfono público quería hacerse escuchar, en cambio el botón B se oprimía cuando el usuario quería cortar la transmisión y que la máquina le devolviera su dinero.

 

Ximena Jiménez

Imagen tomada de Mtime

Guardar

Posted by:paginasalmon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s