A lo largo de la historia de los estudios novohispanos nos hemos encontrado con críticos cuya labor de lectura, edición y rescate se centra en un autor específico; las siguientes décadas se relee, retoma, reedita y reescribe perpetuando el estudio sobre esos mismos autores, repitiendo la misma acción. Esto ha ocasionado que se legitime un canon y que las manifestaciones críticas y artísticas se lean y estudien de manera jerárquica antes que horizontal. Esta es la historia que nos han querido instruir, la de unos cuantos que han decidido a quién debemos leer, a quién ver y cómo leerlo y verlo.

En realidad, ¿cómo nos ha permeado la época novohispana en nuestra vida actual? ¿qué costumbres, alimentos, qué maneras de hablar nos ha heredado? En la presentación de su libro Historia de la vida cotidiana en México. Tomo III. El siglo XVIII: entre la tradición y cambio, Pilar Gonzalbo Aizpuru menciona:

Todos comemos y bebemos, todos dormimos, nos enfermamos y morimos; pero la forma de hacer todo esto no es intemporal sino histórica. Cada época tiene su modo de percibir la vida y la muerte y de satisfacer las necesidades corporales, y cada situación impone determinadas exigencias. Por eso tiene sentido una historia de la vida cotidiana que puede decirnos mucho acerca de gustos y temores, desdichas y alegrías que dejaron huella en las costumbres y en las creencias. (11)

Basta sólo recordar y reflexionar: ¿cómo se dividen los cursos de educación básica hasta la preparatoria sobre la historia de México? Se los diré: pasan de la Conquista a la Independencia, es decir, se saltan tres siglos de historia, tiempo en el cual nos formamos una identidad. ¡300 años de esclavitud! Y es que durante todo este tiempo no hubo héroes a quienes legitimar, como si todas esas personas, manifestaciones artísticas, terremotos, enfermedades, lo doméstico, fiestas, sermones eclesiásticos, construcciones, trazado de ciudades no fueran suficiente material de estudio. Podría pensarse que la revisión de esos temas no refuerza nuestra supuesta identidad nacional, pero un estudio y revisión crítica nos arrogaría que esos años perdidos ‒y todo lo que ello conlleva‒ fueron incondicionales para construir parte de lo que somos ahora.

¿Qué sabemos entonces de esos poetas, pintores, arquitectos, escultores, urbanistas que no sobrevivieron al canon? ¿Qué hay de las mujeres novohispanas? ¿Qué hay de las mujeres que no son sor Juana? ¿Quién trazó la calzada por la que pasamos todos los días? ¿Cómo están hechos los edificios que vemos a diario y quiénes los habitaron? En este décimo cuarto número lanzamos estas preguntas y reiteramos nuestra labor como revista de crítica cultural: entender las manifestaciones sociales y artísticas más allá de categorizaciones y jerarquías, más allá de señalar que algo es monótono u homogéneo, es decir, desde donde la posibilidad de su estudio lo permita.

Sabemos, no obstante, que allá afuera, dentro de las universidades, institutos, colectivos, o incluso de manera independiente, hay investigaciones profundas, libros, artículos, coloquios, seminarios, memorias, cuyo material aglutinante radica en estos tres siglos que no nos han querido platicar. Es, en palabras de Pilar Gonzalbo Aizpuru, “un mundo que parece lejano, pero que a medida que aumenta nuestro conocimiento, podemos sentir mucho más próximo a nuestra sensibilidad”. (14) En Página Salmón les planteamos a nuestros lectores y colaboradores la siguiente pregunta: ¿por qué es necesario volver a la época novohispana y repensarla desde la vida cotidiana actual?

En este número, además de la convocatoria general, estaremos recibiendo colaboraciones relativas a estos temas desde la creación, literatura, historia, pintura, arquitectura, antropología, restauración, gestión cultural, sociología, urbanismo, vida cotidiana y trabajos interdisciplinarios. Presentaremos una entrevista a una de las estudiosas de a pie de la Ciudad de México y una traducción del prólogo al tratado de Cornelius de Paw que Clavijero tomó como punto de partida para la redacción de su Historia antigua de México.

Lxs invitamos a repensar lo novohispano, replantearnos de dónde venimos y dónde estamos parados.

Escrito por:paginasalmon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s