Fotografía por Manuel Alejandro

Dentro de la mente de un pingüino imperial
existía una cárcel-parque de diversiones de hielo.
Y cuando sus ojos se le ponían plateados por el sol
se podía ver a través de ellos.
Era una vida muy hermosa la del pingüino
con ojos de cárcel-parque de diversiones de hielo,
llena de emociones sinceras e intensidad.
Hubo una vez en que se enamoró perdidamente de un joven oso polar
y le propuso escaparse con él a la selva.
“Como nos queremos mucho,
es obvio que nevará en el Congo
cuando nos mudemos allá”, le dijo.
Ya tenían todo preparado para su viaje,
pero en el último momento,
osito polar decidió no ir al aeropuerto.
Esto rompió el corazón de pingüino de ojos plateados en mil pedazos.

Sabía que oso polar prefería conservar su “prestigio”,
que había elegido un camino sin riesgo.
Así que con las baterías de sus ojos al 100
decidió realizar el viaje pese a todo.

Se dice que en el Congo vivió verdaderos peligros.
Que cayó en excesos, que más de una vez lo dejaron sin nada.
Sin embargo, la fe de pingüino en sus instintos
(los mismos instintos que lo hicieron enamorarse sin ningún miedo)
y la voluntad por sobrevivir y escapar de los presos que vivían en su mente,
lo mantuvieron vivo y le permitieron patinar entre amistades que lo ayudaron
y lo amaron.

Después de un año se dispuso volver.
Esta vez regresaría en barco.
Se despidió en el muelle con un fuerte abrazo de su amigo
Barry el gorila manos de esplendor
y abordó el buque de carga.
Al llegar, se había enterado que osito polar era ahora un empresario famoso,
dueño de una constructora de pistas de esquí alucinantes que iban de polo a polo.

Curiosamente descubrió que aún guardaba cierto estúpido rencor.
Ganas de no volver a verlo nunca más
(se le derretía el parque de hielo).
Luego leyó la siguiente noticia:

“UNA PIEDRA: LA POSESIÓN MÁS PRECIADA PARA UN PINGÜINO

La madrugada del jueves 23 de Octubre fueron encontrados muertos en su domicilio los 5 miembros de una familia de pingüinos emperador. Los homicidios ocurrieron aproximadamente a las 4:30 a.m., cuando en el barrio de Hielo Azul fue escuchada una serie de detonaciones, que fueron tardíamente respondidas por la policía, por lo que los criminales pudieron darse a la fuga. Se especula que el motivo de los asesinatos es el negocio de las piedras, cuya escasez en el polo oeste ha ocasionado una ola de violencia por hacerse de la materia prima con la que los pingüinos hacen sus nidos…”

Donde hacen los pingüinos sus nidos.
Donde llueve por encima ciertos días y ciertos no.
Donde te enamoras por primera vez
de miles que vendrán después.
Y las piedras donde te tiras con tu amante.
Y la selva donde cayeron 5 copos de nieve sobre mí
y las sonrisas de mis amigos.
Y lo que deja uno en el otro lado
y espera siempre encontrar al regresar.
Y la sangre que corre
y no se detiene.

Pingüino entró al parque de diversiones-cárcel de hielo de sus ojos.
Los rieles de las montañas rusas lucían hermosísimos
y las celdas estaban todas abiertas.
No había nadie.
El sol se miraba a lo lejos
como un niño jugando.

A la sombra de un carrusel estaba osito polar.
Pingüino se acercó lentamente hacia él y oso también se acercó y dijo:
—Hola.
— …
— Tengo tanto que explicarte, y tanto que aclararte… —se adelantó oso.
A lo lejos los pingüinos llevaban flores al funeral.
El hielo brillaba con el sol.
Y pingüino dijo:
—Y yo tanto que contarte pero antes que nada…

Y el parque se llenó de gente.

Escrito por:paginasalmon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s