(Aquí, justo ahora,
signo a signo despierto a la escritura,
la reconstruyo y alargo como sílaba
de sin fin afinamiento,
la arranco de su sueño gemebundo
para negarle el son de mi garganta,
para el latido de la voz negarle,
mas encuentra en mi cabeza su memoria.

Cifra del ojo,
palabra por palabra miente
su bastión silencioso de lenguaje.
(Pero suena de instrumento inadvertido.
¿Qué voz la reza? ¿Cómo estalla?
¿Qué cuerda frota su columna de aire
al oído metafísico del cuerpo?)

En la página quebrada por el trazo
me reconozco de sonidos y silencios.

No me sueltan,
las palabras que controlo no me sueltan.
Lo intento: aletargarme,
poner un muro de agua entre el sentido
y este punto de estrofa que se cierra.

De un momento a otro se confunde,
se desvía el discurso de quien habla
—no soy yo, ¿cómo podría
si mantengo mi boca inamovible?
Hay alguien en mi mente y no soy yo
quien dice las palabras—,
se desvía el discurso del que piensa,
del que escribe,
del que alarga partituras de lenguaje
como un coro espectral de monjes mudos.

Y llego a esto, a no ser nada
si al inicio fue el verbo pronunciado
para crear canciones.

Médula,
Torre de Babel que
me apresa de yugo no visible;
el bifurcado canto de sus sílabas,
su olvido.
Porque escribimos palabras sin respuestas,
y jugamos a imágenes acústicas,
y a teorías mordiéndose las colas
de sistemas cognitivos en sus células.

(Incluso ahora: metapoema del poema mismo,
Piedra esculpida en forma de hombre
………………….pensando la forma de las piedras.)

Nada de eso,
nada importa pero el fin mismo
acusado en el inicio del lenguaje.
De punta a punta: semilla, madera
árbol seco, fruto de polvo
(¿qué piensan los ahogados en la muerte?).
Nada importa,
sólo el dulce sonido del silencio
y el binomio que a su lado se produce;
sonidos y silencios,
ritmo,
…………………espacio en blanco,
pensamiento que cae,
…………palabra sin respuesta,
como el hombre que alarga hasta la muerte
su sílaba de sangre bajo el agua.)

Pintura “Black and red square” de Kazimir Malevich

Guardar

Anuncios
Escrito por:paginasalmon

One response to “(Poema en voz baja) | Por Andrés Hirales

  1. Hay pulso tembloroso, agonístico, vanidoso, ambicioso: una prueba de que todavía la poesía puede tensar fibras desde el silencio. Enhorabuena a este sitio por traer este tipo de poesía.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s