Cuando andaba por allá me di cuenta que siempre les menciono las narrativas del nuevo siglo, pero nunca las explico. [¡Y cómo así! En mi casa y con mi gente se me respeta] En este mismo instante estoy telefoneando a mi amigo de Barcelona [por cobrar, claro, porque, pues, desempleo] para encargarle los ejemplos que van en la otra opción, la que no escogiste [gracias al cielo, porque todavía ni está]. Mientras vamos por acá, que lo de allá es problema de mi yo del futuro. Pásale nomás tantito a ver Highrise (2015). Así como lo ves, es lo que llamamos narrativa interactiva aunque bien podríamos estar equivocados en el término. Esta es una red de documentales que se ha ido tejiendo por años [y uno tragando camote, se pasan]. En cada uno de sus hilos se abordan las torres habitacionales con un enfoque particular. Dichas torres son proyectos de la modernidad, mediante los cuales las grandes ciudades solucionan el problema de vivienda para sus habitantes. La he llamado red de documentales ya que está conformada por [hasta ahora, porque planean su expansión en nuevas entregas que se irán actualizando (o eso dicen, pero yo como Rigo Tovar nomás no veo claro)] Universe Within [sobre cómo impacta la vida digital al espacio de las torres], A short History of the Highrise [que presenta (adivinaron): la historia de las torres habitacionales], Director’s Blog [aunque este blog ya está más olvidado que yo en el corazón de túsabesquiéneres], Out of my Window, [es una torre imaginaria que junta a una persona por cada ciudad en la que se ha hecho una parte del documental, todos cuentan sus historias] y One Millionth Tower [la gente que vive e interactúa en las torres reimagina y propone cómo sería una torre hecha para estas alturas del siglo XXI]. Y por supuesto que con esta narrativa hay riesgo, entonces ¿qué partes de la narración se pueden perder y qué partes se pueden ganar?

A ver, aquí el Quipu Project me va a ayudar a pasarles algunos pros y algunos contras de la interactividad. Pero, hay que presentarlo un poco. Durante el mandato de Alberto Fujimori se emprendió una campaña de planificación familiar voluntaria (en palabras del mismo presidente) en todo el Perú, sobre todo en las comunidades indígenas. No pasó mucho tiempo antes de las primeras denuncias: las personas estaban siendo esterilizadas en contra de su voluntad, eran sujetos de mala praxis y debido a esto la mayor parte tenía padecimientos colaterales de la operación. El documental lo retrata perfectamente. A diferencia de los documentales y las ficciones lineales, Highrise y Quipu Project tienen un inicio, pero no un final. Por su cualidad de interactivos encontramos que prácticamente nunca será el mismo documental, a pesar de ser, en sí, el mismo documento. Esto es productivo y contraproducente: se posibilita la multiplicidad de la narración, su cambio y su transformación, lo cual es fantástico, pero a la vez se imposibilita uno de los niveles de análisis al que normalmente sometemos las obras, el de la generalidad. Resultan casi inabarcables o inacabables y, sin embargo, son flexibles y amigables ya que el contenido se nos presenta interesante. Igual por elegir nos perdemos algo y viceversa. Podemos tomar o desechar lo que queramos y decidir el rumbo de la narración, de ahí que le llame interactividad de modo activo. Imagina cuando los servicios de stream sean también interactivos, como ya hay algunos vídeos.

En adelante, la decisión es tuya:

Opción Pez

Anuncios
Escrito por:paginasalmon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s