Al terminar este número, Página Salmón habrá cumplido un año de publicarse ininterrumpidamente. En los últimos nueve meses hemos puesto a circular todo tipo de material, pero tal vez aquél por el que nos hemos vuelto conocidos, o recibido en todo caso mayor difusión, ha sido el que toca temas incómodos o de manera controvertida. A nadie debería sorprenderle: la polémica vende y, especialmente en las publicaciones que pretenden seriedad, como ésta, es ineludible si se quiere hablar claramente. Ante esta repetida realización, los editores de la revista nos hemos preguntado, cuando estamos a punto de publicar unas páginas que se saben incendiarias, si valdría la pena poner un anuncio que nos deslindara de las opiniones vertidas por el autor en ese artículo, por si acaso crece tanto el fuego que termine por quemarnos a nosotros. Una línea que sea un seguro contra daños.

Pero nunca lo hicimos. Y no lo vamos a hacer.

En inglés existe una palabra específica para referirse a ese anuncio: disclaimer. Iba a usar sin más en este texto esa palabra, pero por suerte busqué cómo la traducía Google: renuncia. Y digo suerte porque me parece que resume a la perfección una actitud que esta revista siempre ha intentado evadir. Creo que no vale la pena esmerarse en abrir un nuevo canal de comunicación, como éste o un periódico o un libro, si no existe en el fondo la convicción de que en el espectro de la opinión publicada hace falta algo que nosotros podríamos decir. Si una plataforma no se guía por este principio es o una marioneta o un juego de niños, no hay más. Página Salmón no es ninguna de esas dos opciones: es un medio de crítica cultural, científica y social, independiente de intereses políticos particulares pero nunca ajena a la realidad a la que se debe, consciente de las contradicciones de su tiempo, aunque dispuesta a conciliar las posturas antagónicas con los valores capitales del rigor y la responsabilidad de lo que se dice y la forma en la que es dicho.

Por eso esta revista no renuncia a lo que se dice en sus planas; antes, lo asume con orgullo: esta revista no tiene otra cosa, no es otra cosa, que las líneas impresas en sus páginas. Si nos deslindáramos de ellas sería tanto como arrancarnos la propia voz desde la raíz de la garganta: escapar de la voz para escondernos en el silencio. Y ésa, lectores y amigos, sería una cobardía en un mundo como el nuestro. No hace mucho hemos sido testigos de la homicida censura de periodistas y opositores a los regímenes totalitarios de hoy; no hace mucho nos hemos enterado del espionaje y amenazas a defensores de derechos humanos; no hace mucho han encarcelado a quienes ejercían su voz en las calles o desde una columna impresa. No hace mucho: en este instante.

A ellos nos debemos y por ellos hablamos en este número de Página Salmón. Pero no sólo sobre ellos se cierne el “Silencio y censura”, título de nuestro cuarto dossier, sino sobre todos los que representan una marginalidad respecto a un discurso hegemónico. Sobre ellos también queremos escuchar. Y para ello, ponemos el ejemplo desde la redacción. En este número empezaremos a publicar tres nuevas columnas que quieren contradecir su lugar común en el discurso oficial. En primer lugar, “La Ciencia Ficción del Tercer Mundo”, de Ximena Jiménez, que busca reflexionar este género desde la posición política del tercer mundo; en segundo, Imanol Núñez, con “Incertidumbre no aleatoria”, que quiere ver la tecnología fuera de la inmediatez de su producción para incluirla en una dinámica permanente de reflexión sobre la cultura; por último, Karen Gómez nos ofrece una perspectiva heterodoxa, conceptual y formalmente –ha decidido publicar la primera columna en inglés de esta revista-, sobre los superhéroes y su mundo transmedial. De lo que digan en sus páginas nosotros nos hacemos responsables.

Las opiniones vertidas en este texto son responsabilidad exclusiva de Página Salmón, y sí representan, necesariamente, la opinión del autor.

Escrito por:paginasalmon

One response to “Editorial | Por Pedro Derrant

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s