Fotografía de Manuel Alejandro

El ente rojo

de la noche

desgarra sus pupilas

como un felino.

En sus suaves pisadas

el silencio asecha

sin nombre,

apacentando la vigilia.


Si tú,

cíclope guardián,

resguardas la ventura

del consuelo humilde.

Yo,

burlador negro

de tenues guirnaldas,

vuelvo a soñar.

 

Escrito por:paginasalmon

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s