I, II, III

Aunque se avise previo,

en realidad no se espera.

Pese a ser la naturaleza,

no hay ser humano cuerdo

que de inmediato lo comprenda.

Jamás negué el hecho,

tampoco quería admitirlo.

De manera precoz,

tracé lejanos caminos

del corazón a la voz.

IV

El paso del sol lo ha disminuido,

mas está presente aquí,

en el fondo del bolsillo.

Se resbala por mi guiño,

lo cargo, se mantiene conmigo.

Aún me pesa en la espalda,

pero, de vez en cuando,

se escapa en largos suspiros

que del cielo al suelo

me recuerdan que respiro.

V

He tejido las memorias,

el compartir he agradecido.

Junto al río que externé,

matices de tantas historias

encuentro en lo perdido.

Es la ambivalencia del tiempo:

la pieza que falta ya no pesa,

sino que se incorpora.

Lo que fue piedra antes

se convierte en cimiento ahora.

Escrito por:paginasalmon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s