I

Somos una larga línea de mujeres

que se enamoran y

pierden todo su poder.

Un sentimiento repentino,

inesperado, 

brusco 

y descubren su cuerpo profanado.

Un día te reduces a algo 

marchito 

deslucido.

No sabes cómo, pero ocurre: te conviertes 

en la ofrenda de un altar.

II

No te lleves tu recuerdo, 

déjalo vivir en mi pecho.

Déjame ponerte un altar

            flores

           cerveza

           cigarros 

          tu canción 

   tus palabras favoritas. 

Dice mi madre, tu madre, las de todas:

no hay que esperar 

en el altar 

a los muertos, nuestros muertos, 

a las muertas, nuestras muertas. 

Yo te espero todas las noches. 

Imagen tomada de Informarte MX

Escrito por:paginasalmon

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s