A E.E. Cummings.

Seducido ya (por

la idea) por historias.



No recuerdas

ni tu nombre (que brilla

en lo abisal)



Te arrojas,

sin que la lluvia llegue

(en lo umbrío) en lo cálido.



Sin un Dios

que te abra el mar

esperas (no esperas nada)

recostado en peces y sirenas

(agonizante)



Y gritas otra vez

su nombre (como un difunto)

con la sal entre

la lengua y la mirada (ya no hay donde volver)



Recoges los senderos

Te dejas cegar

(crees en el fin),

lo incierto (ya no te hincas, ya no imploras).



Arde lo fortuito (ya eres un poco más libre).

                                                                 Rodillas llenas de ceniza

(naufrago, ya no hay memorias).



Te levantas, márchate ya.

Fotografía de Aliisa Häyry

Escrito por:paginasalmon

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s