¿Quién les dirá a los dioses las carencias

de nuestras horas y labores?

¿Quién les dirá que hemos agotado

la carne envuelta en grasa

y el vino de las libaciones?

Ya no queda madera

ni la pira ni el humo,

sólo la ebullición de los océanos

y un espacio de tierra que cavar.

***

En este cuerpo de metal y herrumbre
azogue fluye en vez de sangre humana,
la carne se amalgama en servidumbre
y la mente en alëación profana.

Este cuerpo purgado de relumbre
sin imputar la voluntad lejana
satura de intención la incertidumbre
con el mercurio que su voz emana.  

Pero la corrosión es atributo
del mercurio, igual de inexorable
que el aislamiento de un metal espurio.

El vapor corrosivo al absoluto
que carece de forma inalterable
es el vicio inherente del mercurio.

***

En la hora de la sangre, en el tiempo solitario,
una voz, ajena y propia,
lanza una orden conocida:
¡arráncalo del árbol, y devora
en tu garganta el fruto momentáneo
que colman los gusanos!

Aquí no caben las contradicciones.
Sin reflexión, enfrente del espejo,
este exceso de luz y movimiento
dilapida un deseo miserable,
un hambre autófaga que nunca sacia.  

¿Qué asesina el silencio del asceta?
¿No corroe el veneno de la sierpe
el mismo cuerpo que lo escupe?
¿No cercena sus miembros el verdugo
con el hacha oxidada de sus obras?
¿Su propio fuego y humo no consume
la luz de cada cirio?

Destroza la voluntad
la voluntad destrozada.

Imagen de Getty Images

Escrito por:paginasalmon

Un comentario en “Este cuerpo de metal y herrumbre | Por Alejandro Chirino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s