Para Paulina, con plumón permanente

Yo debí escribir ese poema. Espero hacerlo algún día.
José Watanabe

                     Tendría que regresar a la caverna.

Decir que,                                       al fuego,       de la oscuridad

             brotaron de pronto los animales,

                        la mano en negativo del humano que dibujó en el techo de piedra,                 

             guarecido,                           bisontes y caballos,

                                                                   las flores que concertaban un círculo.

Trotaban los sonidos por sus huecos

                                                     donde habitaban unos monstruos escurridizos.

 

                      En el círculo había algo parecido a una escritura,

                                             previo tal vez a la última glaciación.

                                  Un intento de contener el mundo,

                                                         una constancia del tránsito

                                                                   o de un rito del cual ya no queda memoria.

 

Aunque la caverna tenía un techo sospechosamente plano

                                                                                          —no, ni una estalactita tenía—

            y su reino indómito de criaturas híbridas

                         invadía, en realidad, la mesa de la sala que no tenía mucho de cueva.

Los sonidos eran los zapatos aburridos de los adultos

                       y éramos tú y yo ese clan de pequeñas bestias color índigo,

                                              las moradoras secretas y legítimas

       con nuestra piel moteada,

                                                   miembros de una antigua especie casi extinta.

 

Porque el mundo era demasiado grande

           y nuestro escondite demasiado nuestro,

                                 nadie pudo haber sabido de la caverna.

                                     Además, ¿quién podría alcanzarnos a cincuenta metros bajo tierra?

 

                                     Pasaban los días como mamuts ligeros.

 

Cierta tarde mi padre vio una patita azul asomándose bajo de la mesa.

           La jaló

                      y sobre la alfombra aparecí yo en mi forma humana

                                                                   con una risa salvaje y cavernosa,

desaparecieron las manadas enteras y los fantasmas rojizos de las manos,

                    y de aquella cueva de las maravillas sólo quedó un círculo pintado

                              como un asteroide abandonado, inmóvil,

                                        con algunas flores mal hechas alrededor,

                              que ahora decía en lengua vulgar

                                                   con tres letras chuecas                                tu nombre.

 

Como pensaron que habías sido tú, te mandaron a tu cuarto

                      condenada a no volver a ser bestia rampante bajo un cielo inventado.

Yo, abandonado, inmóvil, me quedé en la sala,

            aunque pude decir que había sido yo            y no tú

                       quien había trazado con plumón tu nombre,

                                  y que el plumón que me había robado era tiza de chamán

                                               con el que los animales corrían en desbandada por el techo

                                                                                  al sólo nombrarlos.

 

Quizá seguí hablando en nuestro lenguaje silvestre

                                                                              y no entendieron.

Quizá sólo tenía alrededor de cuatro años y no hicieron caso

                       porque mis padres no habían visto como nosotros

                                                                               ningún animal correr sobre la alfombra.

O simplemente no quise delatarme

                                  y me salí a la calle en ese momento

                                                        a jugar sin culpa con otros cachorros humanos.

 

Aunque pasó el tiempo con sus dientes de sable

           y mis padres vendieron hace muchos años esa sala,

                       algunas veces me pregunto

                                            por qué planté unas flores en un asteroide con tu nombre.

 

          ¿Era mi bendición de chamán?

                                 ¿Una marca de nuestro paso           por el vasto territorio

                                                                                                                            de la sala?

                     ¿Acaso quería vengarme secretamente y meterte en líos?

 

          ¿O era entonces,

                                para no desbordar el universo,

                                                     trazar un círculo

                                                                           con tu nombre palpitando en medio?

 

Porque,           antes,

                                  mucho antes del fuego,              de la oscuridad

             brotaba de pronto tu cara de los confines del corral 

                       —señal de que no estaba solo—

                               y cantabas ‘gordo chiquito’ con tus colmillos alegres

                                                                y la tierra se poblaba entera.

 

Quizá quería celebrar con flores

                                                       las fieras ágiles,

                                                                                     las raíces,

                                                                                                               la magia;

          aunque se hubieran perdido los orígenes

                                                      aún quedaba esa canción remota.

 

Tendría que regresar a la caverna                 para resolver el misterio

            o volver a trazar ese círculo

                                   bajo esta mesa azul que cubre ahora nuestras cabezas

                                                                   y encerrar así una porción del infinito.

 

Si pudiera,

porque el mundo aún es demasiado grande

                      y somos desde entonces

                                                             los últimos descendientes

                                                                                                       de una especie extinta.

 

                                                                                           Aunque te regañen mis padres.

 Imagen tomada de I Kinja

Anuncios
Escrito por:paginasalmon

One response to “El origen de la pintura rupestre | Por Daniel Salazar

  1. No me gustó tu poema. ¿Por qué esa insistencia en escribir prosa a renglón espaciado? ¿Qué diferencia hace que le piques enter entre renglón y renglón? Pero además no tiene coherencia… Qué bueno que publiquen poetas jóvenes, pero estoy seguro que tienes algo mejor para ofrecer.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s