Fotografía de Areli Rema

Al Dr. Jorge Montiel

A media res

Con un nudo cárnico en la garganta. La amenaza de escindir las amígdalas.
Y palabras-enredos infectadas
………………………………..supuran halitosis sin sintaxis
Y en esa cacofonía oblígame a
andar una vez más y pregúntanos
la fábula que exorciza mi cuerpo: el vendaje que coagula-gangrena; la fascia hipertrofiada lata, los tendones chuecos. Arriba el cielo volvía a levantarse.
Y nunca me has dejado de doler. Y nuestras piernas tartamudas,
indiferentes se niegan a moverse. Tientan con caerse ¿Recuerdas?

¿Todavía te acuerdas de mí?
Y suenan las campanas de la iglesia

Una vez un doctor nos indicó: “Ya no puedes correr tanto tiempo, tus rótulas no van a soportar”. Pero estuvimos en peligro, teníamos que escapar-gritar porque de siempre fuimos invisibles porque nuestro nombre pudo ser abortado porque el horizonte sepultaba nuestra frente porque el cielo doblegaba nuestra sombra…

¿A dónde te fuiste?

¿Y no escuchas los tañidos a lo lejos?

Porque antes de andar aprendimos a correr y antes de correr aprendimos
a volar. Y los doctores miraron decepcionados.

Una vez nos llamaron tres siluetas
por el nombre que nunca decidimos
“Aquí estamos. Ven: Levántate y anda”
pero la inflamación de la garganta
nunca mejoró. ¿Y así me piden detenerme? con el cielo agotándose tras mí. Y…

Dos entidades vestidas de blanco. Ignotos, sin embargo, tras la luz del quirófano, una tercera estaba escondida, vigilante. Déjanos ver tus ojos
……………………………………………………………………………………………….y saber por qué nos auscultan
Confiesa: “No te soltaré hasta que me bendigas”

Y ella sostenía mi rodilla, me miraba curiosa y yo “preferiría no decir nada” …

Y
Recuerda que aquí estuvimos:

…repítelo hasta haberlo apaciguado
¿No escuchas acaso los lamentos?

Confesaremos:

¿En serio todavía recuerdan cómo cantar?
Aún puedo volar, aún podemos correr, soñar, flotar:

“Me enterró bajo un enebro
Cambié en la forma que habito
Me despertaron susurros
El cielo me estaba esperando
Puedo cantar y volar
Alto, todavía más alto”

Y erramos tantas veces que perdiste
el norte, las cuerdas vocales, fuerza
de seguir. Gira ahora la rodilla
y deja que tus pasos se acompasen
“En medio del camino de mi vida”

Escrito por:paginasalmon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s