Mi hijo tiene una mosca dentro de su ojo | Por Marco Antonio Coutiño González

K estaba viendo la pared en la sala de espera, sabía que debía mostrar una actitud martirizante, pero como solo estaba la secretaria, podía relajarse. Era la trigésima vez, en un periodo de 1295 días, que venía al consultorio. Su hijo, KJ, sin aviso alguno se quedó congelado en el tiempo. Su única expresión era una sonrisa…

Leer Más